Todas las promesas que me hago a mí misma las rompo. Tú de por medio. He recordado lo que fui, lo que hice, el extremo al que llegamos y no lo quiero. Mejor dicho, le temo. Me temo a mí misma y a la persona que fui cuando sentí miedo, angustia y enojo. Esa no es la parte de mí que quiero para el mundo. Quiero otra cosa. Esa parte de mí no la conoces, no quiero que la conozcas. Es una parte nueva que hasta yo desconocía.

Después de todo no confío, me asusta todo. Es más seguro el mundo sin ti. Bajo la manta gruesa de la cama. Con las manos y los pies helados de todos modos.

Hace mucho frío. W. solo observa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

28/03/2017 - NL

ebullir.

2012-2014.